martes, 16 de junio de 2009

Ya con nuestras Cruces

Despuès de poder disfrutar junto a la Familia de nuestro compañero Fernando Hurtado Àlvarez de ese entrañable homenaje que le rendimos el pasado mièrcoles, me dirijo a ustedes para haceros llegar el agradecimiento de Mª del Mar (su esposa) y de su Familiares.

Como èl querìa le pusimos a sus hijos, Alejandro y Fernando, la Cruz de Portaceli, esa Cruz a la que muchas veces nos hemos agarrado para salir de la situaciòn dura a la que nos hayamos enfrentado.

Asì, todos los que la perdimos o hemos querido que nuestros hijos la tuvieran, nos reunimos en la Iglesia del Colegio para empezar un Nuevo Camino. Todo aquel que quiera tener su cruz le ruego contacte conmigo.

Gracias desde aquì al Padre Marìn por entregarse de lleno en este Homenaje y hacernos disfrutar con èl un rato màs.

Os dejo una foto que nos hicimos despuès en los Jardines de la Buhaira. Ya os irè dejando màs fotos de la celebraciòn cuando me las pase Salva Gonzàlez. De Pie y de izqda. a dcha: Juan Moreno, Josema Chàvez, Javier Màrquez, Josè L. Àlvarez, Paco Marìn, Vìctor Gonzàlez, David Artigas, Josè Ramòn Gimènez, Fernando Blanco, Ulpiano Javier Martìnez y Pepe Caballos.
Agachados: Salva Gonzàlez, Luis Muñoz, Diego Benjumea, Sergio Vila, Ricardo Carneado y Padre Marìn.

7 comentarios:

mª del mar dijo...

Hola, soy MªMar, la mujer de Fernando Hurtado, solo quiero daros a todos las GRACIAS por el acto de las cruces, por un ratito mis hijos y yo nos sentimos muy muy cerca de Fernando, los niños iban super contentos, e incluso Fer, el pequeño, durmio con la cruz de los amigos de su papa, espero que nos veamos otro ratito para que mis hijos sepan que clase de amigos tenia su padre, y asi empiezen a valorar la verdadera amistad. Un beso a todos y muchas, muchas GRACIAS...

Fernando Blanco dijo...

Tal y como dije en la misa, creo que Fernando estará orgulloso tanto de tí como esposa y madre, como de que sus hijos tengan la primera cruz que nos pusieron en el pecho, el acto fue entrañable. Gracias por mantener vivo el "espíritu de Portaceli" más allá de Fernando.

Un beso para los tres.

VIVA EL COLEGIO!

David Artigas dijo...

Muchas gracias a ti Mª del Mar por habernos permitido sentirnos de nuevo cerca de Fernando a través tuya y de tus hijos (¡¡¡qué lindos están!!!) después de tantos años.

Como me dijo Fernando cuando nos vimos, nunca tuvimos la sensación de haber dejado de ser amigos pese a los años y cuando os vimos el otro día me dio la sensación de conoceros también, a través suya, desde siempre.

Un abrazo enorme.

Anónimo dijo...

Hola MªMar, las gracias te las debemos dar a ti por asistis con tus hijos y familares a la misa que sugirió Fernando.Seguro que él estuvo con nosotros.
Un abrazo fuerte para los tres y mucho animo.

José Luis Álvarez dijo...

Quién ha escrito antes es José Luis Álvarez. No sé porque ha salido como anónimo.

Juan Moreno dijo...

Siempre estaremos orgullosos de haber participado en la voluntad y deseo de tu marido.
Siempre estaremos agradecidos de haber colgado esa plata como si de su Palio de las Angustias fuera del cuello de sus hijos.
Siempre cuando veamos a nuestros hijos con las cruces en el cuello nos acordaremos de vosotros, de Fernando y Mª del Mar, de Alejandro y Fernando, para saber que un gran corazòn fue el que impulsò a todos hacia La Cruz de Portaceli.
Ojalà ese regalo que su Padre les preparò alguna vez pueda ser agradecido con una Levantà de alguno de sus hijos al Cielo debajo del Dios de la Salud o de su Madre Bendita.
Gracias por vuestra entrega, Familiares de Fernando, gracias a todos por dejar siempre una huella profunda en nuestros corazones.
Un beso a los tres.

Francisco Marín dijo...

Fue un acto muy bonito y emocionante que seguro que recordaremos siempre todos los que asistimos. Las palabras iniciales de Fernando Blanco, magistral como siempre; la Misa con el Padre Marín, a quien muchos no veíamos desde hace 25 años; tantos niños "correteando" por allí (señal siempre de alegría); el momento de la entrega de cruces y, sobre todo, el recuerdo de Fernando. Todo inolvidable. Desde aquí te envío un fuerte abrazo a ti, Mª del Mar, y a los niños. Gracias por venir y gracias a todos por estar en un momento tan importante.